jueves, 19 de agosto de 2010

LA HUMILDAD


Iglesia Cristiana

DULCE PRESENCIA

Estudio Bíblico

Los peligros de la iglesia

“La perdida de la humildad”

Asunto: La humildad del creyente

Tema: Existe un gran peligro para los creyentes y es que al paso del tiempo en la iglesia pierdan la humildad necesaria para someterse a Dios y mantener la unidad de la iglesia.

Propósito General: Enseñanza/Advertencia

Propósito Específico: Enseñar a la iglesia sobre la importancia de estar prevenida en las señales de pérdida de humildad que podemos estar dando para cuidar de no caer en soberbia y orgullo ya que esto nos puede llevar a altivez.

Texto Base: Proverbios 3:34

O. A. Uno de los más grandes peligros de la iglesia, y se da principalmente en los más viejos de pertenecer, es la perdida de la humildad.

Pero vamos por partes, ¿Qué es humildad? De acuerdo a la Lengua Española humildad es: Ausencia total de orgullo/ Figurativo Pobreza. Pero, según el diccionario bíblico: Humildad es aquella actitud que reconoce el propio lugar bajo la condición de criatura de Dios, opuesta a la presunción, afectación u orgullo. La persona humilde reconoce su dependencia de Dios, no busca el dominio sobre sus semejantes, sino que aprende a darles valor por encima de si mismo.

I.P. En la Palabra de Dios encontramos la posición que Él asume ante aquellas personas que no tienen una actitud humilde sino que, por todo lo contrarío son orgullosos y soberbios. La Biblia dice que: Dios se opone a los orgullosos y soberbios, pero siente aprecio por los humildes. O sea que el círculo de amigos de Dios es gente humilde. (Prov. 3:34, Stgo. 4:6, I P. 5:5 Texto referente)

O. P. Ahora, bien, el propósito de este estudio es advertir sobre las señales que podemos estar presentando en nuestra vida y nos indican que estamos perdiendo la humildad para que demos los pasos necesarios y nos cuidemos de no perderla para no caer en soberbia y orgullo ya que estos nos pueden llevar a la altivez de corazón.

O. T. Debo señalar, puntualmente, que aunque según el diccionario de la Lengua Española humildad es un figurativo de pobreza, no significa que el ser pobre me hace humilde ni que el ser rico me hace por consiguiente orgulloso; Existen muchas personas que ha pesar de ser pudientes tienen un corazón humilde y otros que sin tener nada; manejan una soberbia descomunal.

Vamos a ir paso por paso y ver que dice la Biblia sobre la humildad y también vamos a ver cuales son las señales que se presentan en nosotros cuando la estamos perdiendo.

I: Según la Palabra de Dios: ¿Quién es una persona humilde?

La Biblia muestra varias cualidades de los humildes:

1. Una persona que se humilla ante Dios. ( Génesis 18:27, II Samuel 7:18, Miqueas 6:8, Mateo 8:8)

a. Humillarse implica reconocer que sin Dios no somos nada y que sin Él nada podemos hacer.

b. Las personas que se humillan asumen una postura de rendición poniendo la vida en las manos de su vencedor.

c. No se puede humillar aquel que tiene una actitud de batalla y de oposición, ni aquel que se estima tanto a sí mismo que no puede someter su voluntad.

2. Una persona capaz de servir a otro (Éxodo 33: 11,I Reyes 19:19-21,Lucas 22:26)

a. Servir significa someter mi voluntad a otro y hacer lo que esa persona deseé.

b. La naturaleza humana es, por la caída, arrogante y soberbia por lo que el servir se toma como una humillación.

c. El Señor Jesucristo es el mayor referente de humildad ya que Él siendo Dios se humillo a sí mismo ( Mateo 20:28, Filipenses 2:5-8)

d. Como miembros de la iglesia tenemos el deber cristiano de servirnos unos a otros. (Gálatas 5:13; 6:10)

3. Una persona que no busca su propia gloria (Proverbios 25:27, Mateo 6:1-4, Filipenses 2:3)

a. La búsqueda de su propia gloria quita demasiado tiempo como para ser útiles a otros.

b. Una persona que se empeña en buscar su propio honor nunca puede apoyar a otros para que logren sus metas.

c. Las características principales de las personas que buscan su gloria son: Egoísmo, Envidia, Celos, Rechazo y Orgullo

4. Una persona que reconoce sus errores y los corrige (Salmo 19:12-13, Lucas 19:8-9)

a. Reconocer nuestros errores no es señal de debilidad sino de fortaleza y esa fortaleza la produce la humildad.

b. Solo los humildes se enfrentan a sus errores, los soberbios los evaden culpando a otros.

c. Decir “me equivoque pero voy a rectificar” es señal de humildad y grandeza.

5. Una persona que puede perdonar los errores de otros ( Génesis 45:4-7, I Samuel 26:7-9)

a. Los ejemplos de José y David son claves para entender la humildad de los que pueden perdonar.

- Se perdona de corazón y sin reprochar

- Se perdona entendiendo que el mal que alguien nos hace Dios lo puede cambiar en bendición.

- Se perdona entendiendo que solo es de Dios dar el pago a cada quien

- Se perdona viendo al ofensor como un superior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada